Dejemos que fluyan sentimientos, y solidifiquen palabras, y creen arte...

En aquél rincón escondido de mi memoria, ruge el mar.
Y como el vaivén de las olas, vienen y van mis pensamientos...

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Paradojas


Dicen que el tiempo todo lo cura,
Pero nunca quise librarme de tu dolor…

Nunca supe diferenciar entre el fervor, el afecto y la empatía,
Dejarse llevar nunca fue mi defecto y mi paciencia no fue mi virtud...

lunes, 10 de diciembre de 2012

Esclavos del silencio


Este mundo se ahoga,
Se marchita en las prisas y el ruido.
Las calles ya no son lo que eran.
Tú y yo no lo somos.
Parece que se esconden los poetas
Y los versos envejecen…
Tengo versos esperando
Y palabras guardadas,
Preparadas para cuando
Se agoten las lágrimas y la alegría.
Para cuando la tristeza y la pena
Acompañen la soledad de la lluvia
Y solo pueda escribirte canciones.
Reflejos que expresan suicidamente
Como al final siempre acabo recurriendo
A la poesía…

Porque ¿Qué soy yo sin la retórica?

Tengo reservas de poemas guardados
Por si el mundo nos tapara la boca.
Tengo gritos que reflejan silencios
En la cuna del todo y de la nada.
Tengo miedo de que mis palabras se agoten,
E intento inmortalizar mi sello…
Escribiendo rasgos de lo que soy.
Trozos de lo que un día significó ser…
Un “esclavo del verso”.


* * *

domingo, 9 de diciembre de 2012

Volver...


Me gustaría volver a ver las cosas de otro modo,
Como cuando era joven…
Mas joven, como si fuera mayor… (sonrío).
Me gustaría volver a enamorarme sin razonar,
Sin pensar en cómo sería nuestra vida
Sino viviendo el cómo lo es ahora…
Paseando ilusiones que no tienen fecha de caducidad,
Y esperanzas que lo superan todo.
Me gustaría volver a recuperar la inocencia
Y que tú lo hicieras conmigo…
Me gustaría volver a mirarnos por primera vez,
Pero los momentos son instantes fugaces,
Y pasan…
No quiero volver a pensar qué será de nosotros mañana,
No quiero volver a caer en la rutina.
Quiero renovar cada día y cada beso.
Quiero llegar a imaginar… que volver es posible.

Mi vida es mi obra


No importa el destino, tu vida se construirá por los pasos que des en el trayecto, por las líneas que se irán escribiendo sobre pergaminos mojados, mojados de momentos, momentos de euforia y de llanto.

Y si en eso consiste la vida, en nacer con un libro en blanco e ir creando la mejor obra, ¿por qué a veces queremos arrancar todas las páginas de un bocado?... me gustaría que si volver fuera una opción, llegara a ser tan sencillo como arrojar palabras al fuego; como si olvidar fuera posible…

Porque siempre tengo presente las páginas que se hicieron telaraña, recuerdos en los que cuanto mas intento avanzar mas me enredan, y me atrapan, entonces no puedo moverme, y me rindo…

Pero entonces ¿qué será de aquél libro?, supongo que pronto tendré la fuerza suficiente para desgarrar la propia razón y sangrar versos que destruyan el silencio… escuchando cada paso hueco que anuncia la llegada del siguiente capítulo.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Sellado a la distancia


Y otra vez la lluvia me golpea; otra vez me empapo de recuerdos… de caricias que hostigan sin piedad mi compostura, que me conmueve, y vuelve a renacer aquélla vieja mirada perdida. Perdida en imágenes, en palabras, en momentos que fueron, momentos que no son…

Y es que echo de menos el dolor… Porque sufriendo sabía que tenía razones más fuertes que mi propia razón, que me empujaban a hacer tonterías, quizás demasiadas… pero vivía. De eso se trata vivir, ¿no?... De tentar a la suerte, de querer por encima de todo, de sufrir hasta que se cansen los huesos y volver a hacerte fuerte.

Nunca sentí que mi batalla fracasara, nunca abandoné la guerra, incluso aquí estoy, escribiendo cartas a la trinchera; lugar de donde procedo, lugar donde no estoy pero me encuentro sentado ahora mismo, en ésta misma piedra, que un día dio testigo e inmortalizó mi huella, dejando rastro de mi pisada en cada asalto.

Y es que me encuentro atado. No puedo moverme ni un milímetro, ni un instante… quedé atrapado sin poder dar un paso adelante, sin poder dar un paso atrás. No intento recuperar mi batalla porque ni siquiera sé si sigue habiendo guerra. No doy un paso adelante porque me importa demasiado el ansia de victoria, al fin y al cabo soy más débil que mis recuerdos… siempre lo he admitido.

Y así me hallo, desconcertado entre el ayer y el mañana sin poder vivir el presente. Sin sentar de una vez la cabeza porque no tengo lugar donde posarla, porque en realidad… no quiero tenerlo. Porque he elegido vivir en un agujero negro, atrapado entre el recuerdo y mi vida, entre mis batallas y el cansancio.

Supongo que hay momentos en la vida en que da miedo caminar, siendo lo suficientemente fuerte para sobrepasar cualquier montaña pero sin ser capaz ni de dar el siguiente paso. Supongo que en éstos momentos un pie lo tengo atado a la distancia del tiempo, y el otro intenta avanzar pero está sellado, Inmóvil; esperando a que decida de una vez por todas si continuar una guerra en la que nunca encontré victoria, o abandonar el camino que una vez fue y sigue siendo la razón por la que lucho.

Creerán que soy débil, pero ser capaz de quedarse quieto a veces es el signo de mayor valentía; Supongo que esto lo demuestra; Soy lo suficientemente fuerte para seguir soportando el dolor que me causan las cadenas que me atan, y seguir escribiendo trozos de un corazón rasgado, que se marchita por momentos en palabras que mueren bajo la tinta de un poeta…



Otra vez he vuelto a fundirme con la lluvia, y ni te imaginas qué bien sienta...

martes, 30 de octubre de 2012

Pasión bajo la lluvia


Llegué donde siempre, donde nunca me cansaba de ir, a aquél parque solitario apartado de toda la población, a aquél rincón que proclamamos nuestro.
Levanté el pie para sobrepasar el escalón que daba a la hierba fresca, húmeda todavía por la lluvia de la mañana, y caminé lento, allí el tiempo era diferente, nosotros manejábamos las prisas, las paradas, los cambios de ritmo.
Ya había llegado, a pocos pasos de mí se encontraba ella, de espaldas, sentada en el banco de siempre, con su postura favorita, (la pierna  derecha bajo la izquierda), con la cabeza ladeada apoyada en su mano, donde sus dedos revoloteaban su cabello; impaciente, divertida, suspicaz.
Me acerqué lentamente y ella cambió de posición, en efecto, se había dado cuenta de mi colonia. Siempre me sorprendió la facilidad para capturar mi presencia, aunque no se giró, supongo que como a ambos nos gustaba, se hacía la interesante…
A unos centímetros de su nuca la hice estremecer con mi aliento, y juraría que sonrió nerviosa, me acerqué más a su cuello, que lo había dejado descubierto con el pelo a un lado y le besé con dulzura, intensamente,  con un matiz perspicaz, juguetón.
Por fin se giró como si nada, y me senté a su lado, estábamos sin vernos dos semanas y nuestras ganas eran inmensas. Hablamos de todo, con el tonteo de siempre, los cabreos fingidos, las ironías, las dejadas con miradas recelosas, divertidas, y la tarde fue pasando; sin dejar de lado los besos que de vez en cuando caían, como desesperados.
En una pausa, de las pocas que tuvimos, aproveché para decirle lo que mas sentía y no habíamos comentado. Puse mi mano derecha sobre su mejilla, con cuidado, pero firme, la acerqué a mí y no lo dudé, nunca lo hacía. Junté mis labios con los suyos con un principio lento, entreabriéndolos, mordiendo el labio inferior. Ella sonreía disfrutando la escena. Me encantaban sus sonrisas en mitad de un beso, me hacía perder los papeles; y ahora sí, nos dejamos de tonterías y nos fundimos en un profundo beso, húmedo, con un vaivén de intensidades, cambiando de lado cuando queríamos disfrutar de un segundo asalto, entrelazándonos; un momento que sin palabras dejó claro que nos echábamos de menos…
Y en esos momentos más dulces e inquietantes empezó a llover, a finales del beso mas sincero de la tarde que ninguno quería acaba; no obstante, disfrutamos los últimos segundos bajo las primeras gotas de lluvia, que enfriaban y mojaban nuestra piel, haciendo mayor la cercanía, manteniendo el esfuerzo por subir la temperatura.
-         -  Estamos solos, ¿verdad? – sugirió ella con un tono burlesco, juguetón. Con aquella media sonrisa que lo conseguía todo.
-          - Siempre venimos aquí porque esto está desierto – respondí como si su pregunta fuera inocente, meramente informativa. A mí también me gustaba jugar al vaivén de ironías y dejadas que solo el aire conseguía atrapar.

El paraje se encontraba mojado, húmedo, y desierto, en realidad, nos gustaba ese sitio porque era lo más parecido a un bosque que teníamos; y había muchos árboles bajada la cuesta. La casa más cercana estaba a unos diez minutos y eso nos proporcionaba la soledad que necesitábamos para nuestros reencuentros. Aunque éste presentía que sería especial.
Me cogió de la mano y empezó a correr, como si volviéramos a ser niños por instantes. Bajamos la cuesta casi dejándonos caer en la hierba, y nos adentramos en unos pocos árboles que nos proporcionaban cobijo de la lluvia y que nos alejaban más de la civilización.
Llegando a nuestro destino, en los últimos pasos y debido a la inercia, nos dejamos caer, y rodar, y reír, y mandar a tomar por culo las preocupaciones, y hacer lo que nos diera la gana. Seguimos rodando hasta disminuir la velocidad y quedar ella encima, debajo de los árboles, como siempre, queriendo tomar el control.
Esta vez fue ella la que me besó, corta e intensamente, dejando claro que no iba a ser el último, ya que se quedó a unos centímetros de mi boca, y su mano enredada en mi pelo, acariciándolo, haciendo ondas circulares. Cerré los ojos.
Sentí un beso suave, diminuto en mi cuello, que se repetía varias veces, haciéndome estremecer. Su intensidad fue aumentando al igual que la lluvia, que cada vez importaba menos. Volvió a mi boca y me mordió muy lentamente, riendo.
Le cogí con mi brazo derecho de la cintura y con el otro la espalda y la volteé para quedar yo encima. No me detuve ni un segundo y comencé a besarla ferozmente, aumentando la pasión, bajé a su cuello y comencé a besarlo con la misma intensidad que mis manos apretaban su cuerpo. Ella levantó su pecho arqueando la espalda como signo de placer, dando paso a que repitiera la acción. La hice descansar, sugiriendo que aquello iba a llegar a algo más, y me acerqué a su oreja… la mordí con delicadeza y le susurré:
-         -  ¿Quieres más?.
No respondió, simplemente cuando levanté la cabeza me miró apasionadamente; y juguetona empezó a desabrocharse los botones de arriba de la camisa, dejando al descubierto un escote de escándalo, dando permiso a mi ataque.
Me abalancé sobre sus pechos y los besé repetidas veces. Me puse de rodillas y empecé a desabotonar los botones que quedaban para dejar su piel al descubierto.
Ella, cada vez con unos suspiros más pronunciados, se levantó para llegar a mi pecho y pasó sus manos por mi espalda mojada, dando caricias. Bajó sus manos y cogió firmemente la base de mi camiseta para levantarla e ir quitándomela poco a poco, observando y gozando el momento.
Cuando nuestras manos se encontraban encima de mi cabeza, atadas a la camiseta que todavía quedaba por sacar las mangas, la pasó por detrás de mi cuello para volver a besarme, esta vez atado. Me volvió a besar el cuello, y puso sus manos a mi torso. Empezó a acariciar fuertemente mi pecho, de un pectoral a otro, como si hiciera uno de sus cuadros; y fue bajando lentamente hasta los abdominales, donde detuvo sus manos para volver a acostarnos.
Una vez acostados, mis manos pasaron por detrás de su espalda para dejar libre sus senos, erizados por el frío, excitados por el momento. Sus manos, que se encontraban en mi abdomen, bajaron hasta la hebilla del pantalón que fue desabrochada con facilidad.
Me fue quitando los pantalones a la misma vez que acariciaba enérgicamente mis nalgas contraídas, hasta dejar mi prenda inferior por las rodillas. Mientras tanto yo me encontraba masajeando suavemente el contorno de sus pechos, haciéndola estremecer; para posteriormente aumentar la fuerza e incluír unos besos.
Viendo que su estado estaba llegando al clímax, proseguí sin dejar de besar, bajando por su vientre. Sin dejar de palpar todo punto placentero, ella entreabrió sus piernas y yo bajé la cabeza. Su espalda se arqueó pronunciadamente al sentir mi boca, y escuché unos leves gemidos. Después de unas leves contorsiones de placer y suspiros, me subió hasta la altura de su cara. Me dio la vuelta bruscamente y me miró fijamente a los ojos; me bajó los párpados con los dedos índice y corazón, dejándome totalmente a oscuras.
Sentí el primer beso en medio del pecho, para pasar a los pectorales y al abdomen donde se detuvo un instante. Cogió  la goma superior de los bóxer para ir bajándolos poco a poco, para quitar la única prenda que quedaba y quedar ambos totalmente desnudos, sintiendo el roce de nuestros cuerpos.
Puso su mano derecha en mi pecho y bajó la izquierda junto con su cabeza. Empecé a sentir un placer inmenso, lento, intenso, y empecé a gemir suavemente, y a dejar escapar leves suspiros.
Una vez nos encontrábamos en un estado totalmente paradisíaco, ella se puso encima de mí, bajó, me besó en los labios, en el cuello, y comenzó un fugaz contoneo, subiendo y bajando lentamente, dejándonos fundir.
Me incorporé de un golpe, y quedé atrapado entre sus pechos, agarrado a su espalda; sin estropear el momento la giré para dar unas deliciosas embestidas, acelerando el ritmo, aumentando el deseo, acostando mi cabeza sobre su hombro y entrelazando los dedos de las manos fuertemente, que apretaban en cada empujón, que anunciaban cada asalto.
Cuando el momento llegó, presionamos nuestros cuerpos intensamente y dejamos escapar los gemidos que anteriormente eran contenidos, emanando hasta el último aliento, fusionando el deseo acumulado.
Cuando nuestro cuerpo se relajó, quedé tumbado encima suya apoyado sobre los codos en la hierba, volviendo a sentir la lluvia sobre mi espalda.
Me dejé caer a un lado, y nos quedamos mirando a los ojos relajadamente, cariñosamente. Me volvió a acariciar el pelo, le di un beso en la frente. Cogimos nuestra ropa y nos pusimos las prendas interiores. Usamos la demás como manta. Pasé mi brazo por encima suyo abrazándola y acercándola, protegiéndola…
Nos miramos por última vez, cerramos los ojos mansamente, y descansamos…
No queda duda… La amo, me ama, nos amamos…

domingo, 28 de octubre de 2012

¿Soñamos?...


-          ¿Noche o día ?
-          Noche
-          ¿Por qué?
-          Porque te tengo



viernes, 19 de octubre de 2012

Hay suspiros que duelen...


Camino despacio,..
Constante,..
 Lento…

Inclino la cabeza dejando caer las gotas
Que se acumulan en mi contorno,
No intento sacudirme sus caricias, no acelero…
No evito sus punzadas frías en mi piel.

Hoy el tiempo fluye a mi ritmo
y no soy yo quien corre intentando alcanzarlo,
Sabiendo que lo está perdiendo…

Disfruto el momento a solas…
Saboreo uno de los pocos momentos de soledad.
Un respiro para este mundo que me ahoga.
Un momento para dejar a un lado el pensamiento que me satura,

Uno de los pocos instantes…
Para volver a ser Yo.


Es en estos momentos cuando
vuelve el soplo de tu presencia...
cuando dejo las huellas en tu camino,
pisando la misma acera,
doblando la misma esquina...

Sintiendo como se moja el recuerdo,
guiando mis pasos hacia el destino...
donde un día sentimos que era nuestro,
y dejamos huellas eternas como testigo...



Esclavo del verso

(Hay momentos donde solo importa el presente pero se siente el pasado)

viernes, 21 de septiembre de 2012

Apariencia


Siempre existen matices
en todas las miradas,
Incluso matices ocultos
bajo miradas sencillas…

Hemos aprendido a observar de tal manera
Que confiamos en que la verdad se muestre en nuestros ojos,
Así, sin mas…


Cuando ves a alguien sonreír,
no cabe la posibilidad de la tristeza…
Y supongo, que las heridas que más duelen,
son las que no dejan huella aparente,
las que no cicatrizan y son invisibles.

Las que perduran incluso en los momentos
que ni sabes que sigue ardiendo,
En esos instantes en los que te das cuenta
de porqué has agachado la cabeza
cuando en un principio no sabías el motivo…

Y es que a veces, observo con atención, que…

Hay personas que no saben llorar…  
Y eso duele.


martes, 11 de septiembre de 2012

No podrán quitarme tu visión


Ya no soy capaz de distinguir los rostros,
Ni los ojos de las personas que me miran.

Cada vez que cierro los ojos temo abrirlos,
Puede que la realidad ya no sea la misma,
Puede, que en esa milésima de segundo…
todo haya cambiado…

Puede que ya no reconozca tus pupilas,
Ni sepa distinguir tu sonrisa,
Puede que el tiempo se haya distorsionado
Y no recuerde mi piel en tus manos,
Puede que ya no distinga tu perfume a leguas,
O no camine holgado en tu cintura…

Puede que me hayan quitado los rostros,
Y me podrán quitar la memoria de tus labios…
Pero nunca podrán borrar el recuerdo de tus besos…

Puede que olvide tu silueta,
Pero recuerdo el roce de tu piel contra la mía.
Me lo pueden quitar todo, y no conseguirán quitarme nada…

Porque jamás podrán hacerme dudar ni por un segundo…
De los labios que estoy besando…

Porque en ese instante sé quién eres tú,
Sé quien soy yo,
Sé que somos nosotros…



Esclavo del verso...

(Nunca existirá ceguera que me impida reconocerte...)

lunes, 27 de agosto de 2012

!! No hay esfuerzo que te canse... no hay dolor que te venza !!


Sólo te robaron la capa superficial de tu ser,
Pero el poder que proviene de ti... no es algo que se pueda robar...
No saben que esto no es suficiente para quebrantar tus esperanzas,..
!!No saben la cantidad de situaciones que sin esperanza enfrentaste!!...
!!Enséñales!!,
!!Muéstrales que la desesperación no es suficiente para detenerte.. !!
Y ahora... Simplemente, !!Ve!!.
Lucha de la misma forma en que lo has estado haciendo hasta ahora...!
Demuestra que te has hecho lo suficientemente fuerte para vencer lo imposible...!
!!Enséñales que ni siquiera tu condición humana tiene límites...!!
Sólo tú sabes que tras tantas batallas, No te puedes permitir perder ni un solo asalto.
Solo Grita... da tu mejor golpe y vence...Mira al miedo de frente y destrúyelo...!!

!!!Sólo así sabrán que tu corazón no cambiará por mucho que se dificulte tu camino..!!!

Y no olvides ésto...

No quiero tener que volver a recordarte...
Que tú eres suficiente para cambiar la historia...

http://www.youtube.com/v/Phbjv_t7l0k

... ... ...


martes, 21 de agosto de 2012

Tiempo...


Y supongo que el tiempo es en su mismo concepto efímero,
Supongo que no existe tiempo para expresar momentos…
Ya que en cada segundo que tardo en escribir la palabra ahora,
La propia palabra deja de tener sentido…
Porque sin darnos cuenta ya no existe un pasado que sea lejano,
Sino recuerdos mas o menos presentes…
Al igual que dice aquélla expresión, parece que fue ayer
En ese momento, el propio pasado se convierte en el “presente”,
En lo que en nuestro concepto significa ahora…
Y ahora me doy cuenta del tiempo que perdimos,
Del tiempo que estamos perdiendo, de las palabras que sobraron
Y los momentos que no fueron…
Hoy el tiempo me consume y se consumen mis palabras…
y el “ahora”… vuelve a ser el mismo pasado que sigue presente…

En ese caso olvida lo que te atormentó,
y vive… vivamos... aprovechemos este mismo instante…
no permitamos que el mañana vuelva a ser el ayer que no fue vivido,
no permitamos que el pasado siga siendo el presente que no es ahora…

martes, 14 de agosto de 2012

Sacrificio (...)


Nuestra magia se fue apagando,
P…o…c…o       a      P…o…c…o,
Y nos fuímos distanciando,
L…e…n…t…a…m…e…n…t…e.

Y una lágrima
             C
                A
                   Y
                      Ó
Cuando dije que te amaba,
Y no comprendiste hasta que punto...
Hasta que dije adiós…


-          Pero… ¿Por… qué… te vas?...

-          Porque no quiero perderte...

               
                                                           *   *   *

"Quiéreme cuando menos lo merezca,...
  pues será cuando mas lo necesite"...




Esclavo del verso...





domingo, 12 de agosto de 2012

Un sólo descanso


Y es que ya no se como mirarte 
                 sin que un suspiro salga de mi boca,
Y es que ya no sé como vivir 
                 si quedé atrapado en esta realidad distorsionada,
Y es que cada vez me cuesta mas 
                 no desearte como si fueras mi sustento.

Y es que cada vez te odio mas por tanto amarte, 
                                                                  vida mía,
No existe calma sin tu brisa 
                            ni paz sin tu presencia,
Ya no soy yo, 
            por ti hace tiempo que dejé de serlo.

Y sigues siendo igual de inoportuna, 
                     apareces en cada intento de olvido,
Y te clavas como una tremenda locura 
                                  en pensamientos sin sentido…
Supongo que disfrutas sin saberlo 
                              teniéndome anclado a tu existencia.

Esta noche he decidido que ya  basta, 
                               que es suficiente e insoportable
Seguir sintiendo lo que el corazón detesta, 
                                      seguir sufriendo lo que anhelo,
Hoy las miradas dicen que no a mi desgracia... 
                                                 y la vida me da un respiro…

Hoy dejaré de huir del tiempo,
                              y dejaré marchar las penas,
Hoy aceptaré lo que siento,
                        y no te culparé sin motivos
Hoy te querré sin atamientos,
                           y sin que mi alma se arrepienta...

(...)     (...)    (...)

viernes, 10 de agosto de 2012

The reason

http://www.youtube.com/watch?v=mLXm2YxIDsc

Porque a veces lo esencial
se encuentra en aquellas pequeñas cosas,
supongo que en aquellas pequeñas razones,
en pequeños gestos...


Porque a veces sí merece la pena,
y lo pequeño se hace grande,
y lo que no parecía tener valor resulta imprescindible...


Porque a veces las miradas valen mas que las palabras...
Y los silencios mas que ninguna explicación...
Simplemente porque a veces aun con mil fracasos
y por muy estúpido que parezca...
Es suficiente... 
                      mientras haya
                                            una razón...



"Porque a veces lo esencial es invisible a los ojos"

martes, 7 de agosto de 2012

For ever


Sigo siendo el mismo poeta,
                            En la misma acera,
                                           Enfrente de la misma ventana.

Hoy los años me pesan,
                            y el tiempo pasa,
                                           pero mis versos no envejecen…

Supongo que podré inmortalizarnos
                             Con la lágrima de mi poesía,
                                             Con la envidia del romance.

Podré escribir a la luna tantos sentimientos quiera,
                                Y reflejar miradas que no me miran,
                                             Despertar gritos que no te llegan,
                                                         Sentir caricias que no me tocan…

Esta noche al igual que ayer y que mañana podré recordarte,
                             Y explicarle al mundo que nos sobraron motivos
                                                                                                            Para
                                                                                                                    Amarnos…

Esta noche y todas serán tuyas mientras sean mías,
                             Este momento a oscuras siempre es y será “nuestro”,
                                                                Desde el crepúsculo hasta el ocaso.

Lo que el mundo desconoce es que sin ti la gente es nadie,
                                                                   Y el recuerdo lo es todo.

Y supongo que nuestra historia debe ser contada,
                                        Y transmitida de beso en beso,
                                                     Inspirada en cada suspiro, en cada mirada.

Lo que se debe saber es que no tuvimos límites,
                          Ni adjetivos que parecieran exagerados,
                                      Porque pasión era el desayuno y lujuria las buenas noches…

Pecamos de tanto querernos a escondidas de la envidia,
                                            El miedo se escondía de nosotros,
                                                     El tiempo se detenía en nuestro aliento,
                                                                          Y el amanecer nos contemplaba…

Sentimos tanto que me faltan versos, tiempo, palabras, hipérboles y exclamaciones…

Todo resultaba innecesario cuando tenía tu boca,
                                                        Cuando sentía tus besos,
                                                                   Cuando vivía entre caricias.

Y es que tu mirada era mi religión
                                       Y mi cuerpo tu deseo.
Y poco a poco y sin saberlo…
                                   Teníamos las llaves del edén,
                                                 
Supongo que sin darnos cuenta supimos
que nuestro principio… fue un…
Para siempre…

viernes, 27 de julio de 2012

Cartas a la luna

No te volveré a pedir lo que no quieres dar,
Ni volveré a exigir que de una vez por todas…
Sigas siendo tú, siga siendo yo, sigamos siendo “nosotros”.

Creo que puedo ir dejando a un lado la ilusión,
O mas bien la esperanza, de hallar algún sentido.
Puede que haya estado buscando en un mar vacío,
o en una playa desierta, y sin arena…
o quien sabe, quizás en algún puerto sin veleros.

Yo sigo estando aquí, tan cerca y tan distante,
Al fin y al cabo hicimos de la incoherencia la costumbre.
No sigo esperándote, pero no me muevo,
Supongo que sigo necesitando algo…
Algo que demuestre lo que he estado buscando.

Y resulta que aun queriéndote decir adiós,
Mi tinta se consume, y te sigo escribiendo.
Creo que ni siquiera en una despedida podré olvidarte.
Porque la necesidad del olvido inmortaliza el recuerdo,
O eso he aprendido…

Pero no te equivoques, amor mío…
Ya no soy tu poeta,
Podré escribirle al viento sin ataduras
Y pintar amaneceres a altas horas de la noche.
Podré cantar a la luna con tan solo la mirada.
Supongo, que podré vivir sin el suspiro anclado a mi boca.

Lo que quisiera decirte, vida mía,
Es que no quieras que deje de quererte,
Porque nadie lo desea más que yo…
Pero esta noche, los versos que te escribo
Se quedan escondidos, guardados en un cajón.

Puede que te escriba mas sonetos que hagan
Homenaje al romanticismo clásico,
O que siga dejando versos en tu ventana,
Pero la poesía ya no es tuya…
No sé si te habrás dado cuenta,
Pero mis poemas ya no son para ti,
Hablan de cómo aun sin poder conseguirlo,
Cada día vuelve el intento de decirte adiós…



Esclavo del verso...

miércoles, 25 de julio de 2012

Mientras los versos acudan a mi boca

La poesía acude a mi boca,
                      A mi pluma,
                                A los versos que no te llegan,
                                           Donde pierden la rima.
                                                        Y Pierden la secuencia.

Y es que se fugaron los sonetos de mi prosa,
                               Naufragaron los endecasílabos y la estructura,
                                            Para dejarme con poemas blancos,
                                                       A veces sin sentido. Y a veces con demasiado.


Agonizo cada suspiro que te añora,
Mientras puntos suspensivos se apoderan de mi mirada,
Otorgando sin sentido compasión y suspicacia,
Rompiendo los silencios que marcan mi hora.

Sin criterio busco el sentido de mi anhelo,
Ignorando los versos que van surgiendo,
Guardando las lágrimas que van cayendo,
Negligentes, delicadas y sin esfuerzo.
Insisto en pautar con delicadas comas,
Forjando con puntos finales y principios,
Intentando a los sentimientos dar sentido,
Contando delirios que ni te asombran.
Al final, renuncié a la coherencia sin motivo.

Perdí los silencios que todo lo expresaban y
Otra vez he vuelto a recurrir a los versos,
Expresando todo lo que siento y nada,
Suspirando pensamientos que una vez fueron presos.
Intenté no ser poeta, intenté no escribirte, ¡intenté olvidarte!,..
Aunque recuerdo escribirte cada noche… mientras no pueda dejar de amarte…



Esclavo del verso...

martes, 24 de julio de 2012

Mi niñez...

Ya no quedan puertos inocentes, con gaviotas en cada esquina, y con parejas por cada acera. Ya no quedan chaquetas mojadas por la lluvia, ni chiquillos jugando en el parque. Ya no queda juventud que despierte la niñez en los ancianos, en los bancos de los jardines. Cada vez quedan menos prados donde se respire aire puro, y menos bosques donde esconderse de los miedos, jugando al escondite, persiguiendo al pilla-pilla…
Y es que cada vez me duele mas escribir y se entristece mi poesía.
Desaparecen las rocas que un día me sirvieron de asiento, y las hojas que un día limpiaron mis manos, y los árboles que me vieron crecer…
Desaparece la tierra que dio testigo a mis pisadas.
Y es que mi niñez no necesitaba mas tiempo que el ahora.

Porque:

Triste es la vida cuando piensa el alma,
Triste es vivir si siente el corazón,
Nunca se goza de ventura y calma,
Si se siente de este mundo la ficción,
No hay que buscar amigos ni mujeres,
Pues en este mundo no existe la amistad,
No hay que buscar en el mundo los placeres,
Pues el placer siempre es fugaz.
Es inútil que busque el desgraciado,
Quien quiera con él su dolor compartir,
Sordo el mundo le deja abandonado,
Sin aliviar su mísero vivir,
La virtud y el honor solo del hombre existen
En un mundo engañador…


Un sueño, la virtud es para el hombre,
Un fantasma, no mas… es el honor,
No existe palabra de ternura
Que le preste al alma en un solaz,
No hay que pensar que dure la ventura,
Pues el placer siempre es fugaz,
Esa vieja deidad que llaman gloria,
Es tan solo del hombre una ilusión,
Pues queda patente en su memoria
Halagando traidora al corazón.
Todo lo que el mudo esconde es mentira
Que el niño no conoce por su bien,
Un día la niñez sus ojos cierra…
Y en un tiempo me los cerró a mi también. 

                          
                                                                                             (José de Espronceda)


Y la niñez sus ojos cerró, y con ello la inocencia… Y como iba diciendo…
Ya no queda la sonrisa de un niño, ni un beso inocente en mi alma.
No puedo pedir otra cosa mas que… Vivid la niñez.

*         *        *

Éste poema lo aprendí con ocho años… y nunca se me olvidará, ni muchos otros… Un monte contempló como me iba haciendo un hombre, y entristezco al ver como él envejece.
Solo puedo daros un consejo: No dejéis que el testigo de tu niñez sea una pantalla de ordenador… y sé cauto; No quieras comerte el mundo tan deprisa, vive cada paso a su ritmo, disfruta del momento que se te ha dado… y vive, de verdad… sólo eso,… (vive)

P.d: Gracias abuelo por tu sabiduría y por hacer que mi infancia sea para mi un tesoro tan preciado. Gracias cien mil veces, las que me faltaron por decirte, y por hacer que mi niñez no fuera mas que eso… “Mi niñez”



Esclavo del verso...

lunes, 23 de julio de 2012

Metapensamiento

Hoy escribo.
                    Sí.
                         Como hacía tiempo que no escribía.

El sonido de mi voz es lo único que perturba “mi” silencio.

Respiro como hacía tiempo que no respiraba.
                                              Se me hinchan los pulmones, de tiempo,
                                                                                  de viento… de recuerdos.

Hoy dejo que las palabras fluyan y escriban a nadie lo que llevan callando siglos, sin saber el destinatario.
Sin embargo sé quien soy y escribo. Escribo y sé quien soy.

Vuelve a ser una de esas noches…

Sin motivos

No es mas feliz quien menos problemas tiene… sino el que mejor los afronta.
No te quiere mas el que te lo dice cada día… sino el que te lo demuestra en cada gesto.
No es mas valiente el que nunca llora… sino el que si lo hace, lo demuestra.
No es mejor amigo el que te acompaña en buenos momentos… sino el que siempre está ahí también para los malos.

No es que quiera demasiado… es que hoy en día la gente no pide suficiente.
Puede ser que no me conforme con cualquier persona… pero es que yo no soy cualquier persona, si vas a importarme quiero que sea con motivo.

*      *      *
Sin embargo sigues rompiéndo mis esquemas, contigo no existen pautas, ni razón, ni victoria ni derrota, ni exigencias, ni peticiones,… contigo solo existes tú.

Contigo no soy mas feliz por las alegrías; ni mas triste por las penas, contigo vivo, que no es poco.
Sin exigencias, sin límites, sin fecha de caducidad para quererte, y definitivamente… con eso me basta.

domingo, 8 de julio de 2012

Perdiendo el norte

Y cuanto más daño me haces mas te necesito, y cuanto mas intento olvidarte mas te clavas en pensamientos. Ya eres protagonista de mi día y de mi noche, de mi alegría y sufrimiento. Y lo que no sabes es que te odio, pero no puedo dejar de mirarte como si fueras mi centro; ando al roce de amarte, de caer en la locura de desperdiciar mi tiempo escribiendo lo que siento porque esta intensidad no se puede expresar con palabras.
Quizás intente mostrarlo con silencios. Silencios que no te llegan…
Al fin y al cabo aquí estoy, odiándote, amándote, echándote de menos, echándote de mas… rasgándome los sesos por intentar conmocionar tu compostura.

Aunque tanto hoy como mañana seas mi droga, no me faltes – dije clavando mis ojos feroz y apasionadamente en sus pupilas, intimidando su mirada, recorriendo su piel como si el mono me lo pidiera, suspirando que la tengo a dos centímetros de mi boca y la siento distante… sabiendo que tiene miedo a hacerme daño, y yo sabiendo que estoy condenado a sufrir por ella.

Lo que no sabe es que no la culpo de ser la causa de lo que mas me duele, ni se lo agradezco. Pero aun así sigue siendo ella la que bombea todos los sentimientos que un hombre puede sentir.

No la quiero sólo por como es… hace que sea valiente, y que si la necesito se lo diga, hace que no me resulte ridículo sentir miedo cuando siento que la estoy perdiendo. Me vuelve vulnerable y con ella me siento yo… Adoro cómo soy cuando estoy con ella, cómo soy, por ella. Y no necesito explicación ni motivos para seguir dejándome la vida, al fin sé que estoy enamorado…

viernes, 1 de junio de 2012

For ever

Yo sentía aquél aroma, a hierba recién cortada en primavera, a nieve casi helada en invierno, a hojas caídas en otoño y oleaje marino del verano…

Recordaba aquéllas tardes entrañables donde el paisaje acompañaba tu gesto, aquellas tardes frías donde el viento se helaba en tus ojos, aquéllas tardes íntimas donde la noche se contenía en tu aliento y aquéllas tardes cálidas donde mi calor era tu cuerpo…

Nunca me faltaron estaciones ni motivos para rendir homenaje a tus recuerdos, para inmortalizar este momento, para sentir tu victoria, escribir mi batalla y vivir nuestra historia…




Me robaste los puntos suspensivos para que "siempre" fuera siempre...



Esclavo del verso...

sábado, 19 de mayo de 2012

Dejé fluir los recuerdos...


Y la noche es testigo de mi ausencia, de mi presencia camuflada y pensamientos olvidados, perdidos y subrayados.
Las estrellas, tan simples a mi vista se sienten intimidadas por mi mirada, fija y penetrante mientras mis dedos recorren la arena y la brisa mi gesto. Sonrío, dejo de sonreír, me descalzo y camino lentamente, y piso despacio y hondo dejando surcos tapados por el oleaje, por el vaivén de la espuma que estremece cada una de mis terminaciones nerviosas. Siento la soledad como buena compañía, oigo piano lento y melódico en mis entrañas, y las olas rebasan mis rodillas.
El frío recorría mis pupilar que intentaban descifrar paradojas en la luna. Seguí avanzando cada paso, tan concentrado en aquél momento único que hasta los poros de mi piel me lo agradecían. El agua cristalina se encontraba en mi cintura y ni me había dado cuenta,  pero daba igual…
Divagué por completo de la realidad dejándola aparcada en la orilla, cerré los ojos dejando la mente en blanco, (como si pudiera dejarla en blanco) , esbocé una medio sonrisa. Continué capuzando los problemas y dejando que la temperatura de mi cuerpo jugara y buceara. Rebuscara en un océano aquello que estaba buscando, aquello que había ido a buscar…
Salí lentamente del agua y suspiré, y la brisa volvió a convertir mi aliento en la ruptura del silencio, y mi cuerpo en la turbulencia del agua y quedé quieto, totalmente inmóvil. volví a mirar a la luna, volví a dirigir mi mirada hacia el agua, y encontré mi reflejo.
Suspiré tu distancia,… inhalé mi recuerdo…
Y respiré hondo...

sábado, 5 de mayo de 2012

( . . . )


-          Estoy arto de ver puntos suspensivos en tus miradas y de escucharlos en tus silencios  -       Pienso en el espejo.

Estoy cansado de ver cómo te ahogas en la rutina, y como tropiezas con la misma piedra de distinta forma, sigues caminando por el mismo camino, uno que decidiste que nunca abandonarías y sigue siendo tu objetivo. Estás frustrado por el esfuerzo que pierdes en cada asalto para ganar una batalla que no te dará la victoria. Ya no eres lo que solías ser, tu sombra no te reconoce, tu pasado no te identifica. Los tiempos cambian y cambias tú, crees que puedes afrontarlo y caes. Te superas, pero aun así no te encuentras. Te perdiste hace tiempo y juraste encontrarte. Ya no vives los días cómo si fueran especiales, solo son “un día mas”. Ya no muestras ilusión por aquello que motivaba tu ser, ni alegría en aquello que merecía la pena sonreír, ni sacrificio en lo que creías que se lo merecía, ni esperanza de que tu esfuerzo tendrá su recompensa…
Ya no reconoces el reflejo de tu espejo, que muestra que vives en ti sin ser tú. Que sabe lo que fuiste y puedes ser, lo que eres…
Te preguntas ciento y una mil veces qué pasa/pasó para que tus pensamientos cambiaran, para que tu visión cambiara, y no hayas respuesta, quizás no la tenga.
Echas de menos a aquél villano que su única meta era quedar satisfecho en cada acto, dormir habiendo vivido el día, soñar que mañana podría continuar su historia.
Te miras a los ojos y crees que tu mirada se ha perdido, intentando buscarla,  habiéndola encontrado.

Quizás este día sea diferente, piensas, hoy mismo puede ser la oportunidad que cambie el rumbo de mi mañana, quizás hoy el espejo no este sucio, o mi mirada no esté nublada de prejuicios, prejuicios de mi mismo, (como si no me conociera, /sonríes/ ).
Sigues sonriendo tras cada lágrima, y creo que eres lo suficientemente fuerte como para seguir haciéndolo mientras sepas que tienes motivos para ello; Confías en ti, lo tienes claro, y por muy diversas que sean las dificultades, sabes que las derrotarás, no sin haber caído antes. Puede que tropieces cien veces antes de superar aquélla misma piedra, pero aunque el esfuerzo sea eterno, si algo tienes claro es que has decidido que ése será tu camino, tu destino, y así será… Si al final resulta que fracasas, podrás estar orgulloso que dejaste la vida intentándolo. Y nadie podrá reprocharte que no te lo has merecido.

Hoy sonríes, mañana lo harás, y lo harás por tu destino, por tu camino… y cien veces tu alma llorará; pero serás capaz de soportar cualquier peso por conseguir aquello que llaman victoria.

Hoy te miras al espejo y sabes quien eres,.. sabes quien soy...


lunes, 30 de abril de 2012

Condenados a "Recuerdos"


Definimos aquello de “ser racional”
Como una distinción positiva respecto al
Resto de las especies. De las vidas…
Sin embargo, dejamos el sentido salvaje a un lado
Para razonar cada acto como si la vida increíblemente…
Dependiera de ello.
Sin embargo… lejos de aquello que pensamos
Que nos define como “la evolución”, a veces, solo a veces…
Puede ser considerado como una condena.
Condenados a sentir por encima de aquello tangible,
Mas allá de aquello que a simple vista parece físico.


Los poros de mi piel pueden sangrar, y cicatrizar,
Y el dolor que me torturaría sería completamente efímero.
Sin embargo…
No habrá glóbulos blancos ni tiempo que puedan cicatrizar un corazón roto;
ni siquiera tiempo que borre el pasado que nos atormenta;
Ni valor para vivir el futuro como si el mañana fuese inesperado...

Pero sin ellos tampoco habría razón por la que seguir luchando,
cuando a simple vista no merece la pena, cuando el cansancio nos abunda.
sin ellos tampoco habría una razón por la que creer en un destino,
ni siquiera conseguiríamos construir un camino, ni decidir nuestra propia vida... 
ni crear nuestra propia historia

Definiría recuerdos como aquéllo que nos mueve, aquéllo que hoy en día...
define quien soy.

domingo, 15 de abril de 2012

Construye tu poesía

Mi silencio expresará la poesía que tanto escondes,
Tus gritos reflejarán la razón por la que callo,
Y el mundo escuchará las palabras que no suenan,
Y verán aquello que ni siquiera miran…
Entenderán  que tus versos gritan quedando mudos,
A la atención de aquellos que sepan apreciar
La quietud con la que interpreto tu lírica…
Sabrán que la mayor verdad se encuentra en las estrofas,
Y que la poesía es la forma de liberar mentiras,
Puesto que el mejor arma del hombre es la palabra,
Y la sinceridad radica en aquello en lo que uno cree;
Y cuando construyes metáforas pretendes esconder
La desnudez con la que expresas aquello que sientes.
Pero por mucho que quieras, tu sinceridad es plena
Cuando fundes tu ser en aquello que llaman poesía.
Y poesía no es más que saber escucharse,
Y expresar todo lo que piensas al quitarte la máscara.
No es más que quedar desnudo a aquél que quiera interpretarla;
No es más que ser tú, sin ninguna influencia;
Se trata del modo de ser honesto con uno mismo,
Y al fin mirarte y saber que ves tu propia mirada.

“Yo es que no sé escribir cómo tú”, Me dices…
“¿Has probado a tener el  valor de intentarlo?”, Respondo…

jueves, 12 de abril de 2012

"Nosotros"

Desnudábamos el alma, nuestros cuerpos,
                                                  Desayunábamos madrugadas, y cenábamos atardeceres,

La cama era el testigo de que las sábanas nos amaban,
              Tanto roce hizo que mi piel se impregnara de tu aroma,
                                El propio amor nos envidiaba. El reloj no conseguía alcanzarnos.

Supimos liberar pasiones que otros simplemente sueñan,
              Supimos amar hasta destrozar nuestros corazones,
                            Destrozamos almohadas como rastro de nuestra lujuria,

Hicimos de aquél juego de dolor, un juego sin reglas.
                  Hicimos que nuestra mayor ambición fuera desearnos,
                               Ni dinero, ni fama, ni siquiera salud…

Tú, y yo… no necesitábamos… mas que “nosotros”




Esclavo del verso...

sábado, 7 de abril de 2012

Hiciste de mi obra tu argumento

Resalté la onomatopeya en tu suspiro;
Hiperbolicé tu mirada penetrando el horizonte,
Que alcanzó mi sereno y firme porte,
Embriagado del aroma causante del delirio.

Marqué el compás que incitaban tus comas,
Exclamando una retórica en tus acentos,
Convirtiendo mi prosa en tus propios versos,
Haciendo de mi lo tuyo, y de nosotros nuestra historia.

Indagué el misterio de tus puntos suspensivos,
Puntualizando mis metáforas en tu alegoría,
revelé silencios sonoros, que ferozmente gritarían,
Forjando interrogaciones que marcaran principios.

Creí de tus palabras, y de lo ilógico la mitad,
Clausurando la verdad que desmentía tu mentira,
Verificando que tú, en la lírica de mi vida,
zanjaste mi poesía, estableciendo punto y final.

viernes, 30 de marzo de 2012

En la guerra llamada vida, no existe victoria, ni batalla perdida

Cada vez eres mas fuerte, y más débil, y mas inestable… cada vez que piensas que has vencido, la batalla continúa, y se hace más dolorosa, entonces es cuando duele mas caer; Te levantas, si… y lo harás mil veces si hace falta, aunque cada vez te cueste mas, piensas que llegará un momento en el que rendirte, podrá ser una solución, pero tú, eres tú, simplemente no te lo permites, sabes que no sería justo; sabes, que por mucho que luches, no se acerca la victoria, pero crees que merece la pena luchar. Piensas que es razón suficiente para dejarte la vida en ello. Piensas que aunque no seas feliz, mientras tengas una meta, un objetivo por el que creer que llegarás a serlo, es necesario continuar.
No sabes si lo lograrás, cada vez tienes mas dudas, y cada vez luchas con mas valentía. Llegan momentos en los que piensas que la victoria está por llegar, piensas que falta poco, y descubres que el camino se hace mas largo. Piensas, crees, sabes, que por mucho que andes no ves el final, te basas simplemente en la fe; que al principio, parece motivo suficiente…
No sabes porqué has llegado a este punto, pero qué mas da… así te encuentras, y eso no cambiará si no le pones remedio. Te justificas que no lo mereces, pero en esta vida resulta, que incluso aunque lo sepa dios, no basta… Si en este juego, el azar dirige, enseña, elige cómo sentir; mándale un órdago, quema tu último cartucho, arriesga tu última jugada. No te culparé si fracasas, llevas una vida intentándolo, es mas… sé que lo conseguirás, porque sino, perderé la esperanza de que el esfuerzo tiene su recompensa. Estás cansado de luchar, pero al fin encontrarás la paz; encontrarás descanso que pondrá punto y final a tu sacrificio. No sé si será cosa del destino, pero si algo sé, es que tú inevitablemente, te lo has ganado. Te mereces ser feliz, y eso es algo que pase lo que pase, así es, no tiene cuestión.
Y ahora podrás gozar de una vida, por la que has luchado…
Una vida… que piensas que ha merecido la pena esperar.

En ese caso, serás el protagonista de mi obra, serás mi objeto de pensamiento; puesto que me servirás de ejemplo, para que el día que yo mismo me arme de valentía y de coraje, pueda jugármelo todo, pueda quemar mi último cartucho.
Mientras tanto, hoy en día. mi propia guerra contra mi propia vida,… Sigue en juego.


lunes, 19 de marzo de 2012

Otra vez mas

No entiendes lo que no puedes empatizar,
No te culpo,… y lo sabes,
Traté de mantenerme, pero duele demasiado,
Traté de perdonar, pero no fue suficiente,
No elijo qué sentir, ni eliges cómo influirme,
Sabes que no tenemos la culpa,
Sabes… que desde un principio,
Sabíamos que ésto, no funcionaría…
Nuestras ganas vencieron al dolor,
aunque inéditamente, marcaron un final.
Pero me alegra sufrir lo que intentamos,
A pecar la cobardía que nos lo hubiera impedido...

viernes, 17 de febrero de 2012

Agotamos las caladas del amor. tan sólo queda ceniza.

Déjame usar tu cuerpo como manta cuando haga frío.
No pido mas, amor mío; sólo, que cuando te necesite,
y me cueste mirar de frente,
pueda mirar a la derecha o izquierda, y estés ahí…
a mi lado.

¿sabes? , si tan sólo me ofrecieras,
lo que yo te regalo, estaría conforme.
Pero supongo que aun con esas,
pensarías que te estoy pidiendo demasiado.

No me amas, lo sabes, lo sé…
Hace tiempo que veo humo en tus miradas,
que no son claras.
Hace tiempo que si me sonríes,
evitas los hoyuelos de tus mejillas, ya no sonrojadas.

Te diría que se ha acabado, que eso es lo mejor para los dos.
Y mentiría;
sería lo mejor para ti. 
Aun así,.. esa es mi decisión.

Hace tiempo que nuestro amor,
si es que lo hubo, se acabó…
pero todavía sufro sus secuelas. 

"Agotamos las caladas del amor,... y tan sólo quedó ceniza".




Esclavo del verso...

miércoles, 8 de febrero de 2012

paseemos, caminemos, avancemos...

Recuerdo un paseo y un pasear a tu lado. En aquella playa que tanto amamos.
El olor a leña quemada perfumaba nuestra ropa, la multitud era nuestro escenario, y caminar hacia delante, juntos… nuestro propósito.

Caminar, y seguir caminando, valioso en la vida, si no quieres quedarte atrás, ¿verdad?.
Recuerdo que te remarqué, que a veces un simple paseo, puede resultar mas agradable que lo esperado; remarqué también, que tu forma de andar, me resultó bastante curiosa, y en cierto modo, encantadora. Llevabas las manos acurrucadas en los bolsillos de una sudadera (preciosa); tus andares, reflejaban la tranquilidad de la vida, la paz con la que debemos tomarnos el caminar, el avanzar…

Tengo éste recuerdo grabado en la memoria, a tu lado. Yo leía poesías en tus ojos, y tú la escuchabas en mis palabras. Una conversación agradable, ¿verdad?.

De aquella maravillosa tarde, me quedo con una moraleja:
Camina tranquilo por el camino llamado vida, mas pisa fuerte, y no te canses, de ese modo, y sin duda, llegarás a donde te propongas…

Hoy en día, recuerdos como éste, los tengo presentes.
En un futuro, la nostalgia, los tendrá guardado bajo llave… en mi memoria.



"Porque hay ocasiones, en las que los demás no existen. Y ésta, es una de ellas."

Si te lo merecieras, no lo tendrías; ésto funciona así...

Me levanté con aquél dolor de cabeza que acostumbraba a tener desde hacía ya un tiempo. Como siempre, no le di importancia. Me giré al lado derecho de la cama, a tu lado; mi brazo quedó acariciando tu… perfume, y una suave sábana blanca. Como siempre, habías desaparecido, cuando el sol asomaba por la ventana.

Te detesto, en serio… Sabes perfectamente que puedes jugar conmigo, pero lo peor es que lo haces. Envidio tu capacidad para no morirte por mi, puesto que yo lo hago por ti, y en serio… es una de las peores cosas que me han pasado en la vida.

Salí al valcón, como no, me puse a pensar, como no, en ti… pensé en no llamarte, pensé en olvidarte; pensé estupideces, puesto que sabía que el final, siempre sería el mismo… :

Vendrás a mi, tras yo haberte insistido desesperadamente, sabiendo que no te lo mereces; abriré la puerta, y desde el primer momento, con una puta sonrisa, me desencajarás, me sacarás de mis casillas, y estúpidamente, seré tuyo.

Juega conmigo si lo deseas, tengo mas que comprobado, que no tengo elección, pero puesto a que lo hagas, he de pedirte, amor mío, que…

Juguemos los dos, al juego, en el que un par de insensatos, juegan a hacerse daño, y uno de ellos, por regla, ha de perder. Y aunque sepamos, que ése seré yo… hagamos al menos que el juego… sea interesante.



No fue mi elección...

Lo que no sabes, es que tengo ganas de perderte de vista, 
                                                                                           echarte de menos, 
                                                                                                                          y volver, 
sabiendo que por mucho que quiera, 
                                                           no puedo estar sin ti. 

Porque no lo elegí, créeme. 
                                           Pero tú, sin saberlo, 
                                                                            controlas mi vida a cada instante.